TADAS RINKUNAS: “ESTOY MUY CONTENTO POR HABER VUELTO A JUGAR”

Las lesiones forman parte de la dinámica de cualquier equipo deportivo, y por supuesto, el Unión Financiera Baloncesto Oviedo no se iba a librar de ellas. Obviando la reciente baja de Fran Cárdenas, al comienzo de la temporada Carles Marco ya tuvo que reajustar el equipo ante la lesión del lituano, Tadas Rinkunas, quien se ha pasado algo más de dos meses alejado de las canchas de baloncesto. Sin embargo, el lituano ha regresado, y se muestra feliz de volver junto a sus compañeros: “Estoy muy contento por haber vuelto. Echaba de menos jugar a baloncesto, sentir las emociones, entrenar, estar con mis compañeros en la pista… Ahora es un poco complicado sentir de nuevo el juego, pero tengo que entrenar más duro que antes para intentar volver en buena forma”.

A pesar de haber podido entrenar y jugar durante la pretemporada, el alero del Unión Financiera Baloncesto Oviedo, Tadas Rinkunas, tiene ahora la difícil tarea de adaptarse de nuevo a la forma de jugar del equipo, ya que, tras menos de un mes de competición, cayó lesionado y no se recuperó hasta el último partido del 2017 en Pumarín ante Iberostar Palma. Sin embargo, el jugador lituano se encuentra motivado para afrontar este nuevo reto: “Es bastante difícil porque estuve entrenando con el equipo y como al primer mes, me veo fuera del equipo por la lesión y desconectado, pero eso es para lo que estoy entrenando, para adaptarme de nuevo, algo que espero que suceda pronto”.

No todos los equipos de LEB Oro pueden presumir de contar con un jugador que haya disputado la Eurocup antes de unirse a sus filas, aunque el Unión Financiera Baloncesto Oviedo sí que puede hacerlo gracias al fichaje en verano de Tadas Rinkunas. El alero del OCB comenta alguna de las diferencias que ha experimentado en la categoría de plata del baloncesto español con respecto a la liga lituana: “En mi opinión los partidos son totalmente diferentes. En Lituania jugamos más lento que aquí ya que tenemos muchos veteranos, al contrario que aquí que son jugadores más jóvenes, por lo que en Lituania el juego es más lento, pero más inteligente. Aquí se corre más y es un estilo más atlético. Espero aportar al equipo buenas decisiones y juego inteligente porque así es como me gusta jugar”.

A pesar de que Oviedo sea una ciudad pequeña en comparación a otras del territorio nacional, todos los jugadores que recalan en la capital del Principado de Asturias se encuentran cómodos aquí, ya sea por el ambiente urbano como por la afición que cada fin de semana llena el Polideportivo de Pumarín. Este patrón se repite una vez más con Tadas Rinkunas, que declara encontrarse a gusto en Oviedo: “Lo mejor de estar aquí son los aficionados. España es un país donde domina el fútbol, pero aquí todo el mundo está loco por el baloncesto, vamos a otras ciudades y en ninguna es como aquí. Como ciudad me gusta Oviedo porque puedes encontrar todo lo necesario, aunque algo malo es que los domingos las tiendas están cerradas, y eso es extraño para mí. Respecto a los entrenadores, son buenas personas y se puede hablar con ellos. Además, fueron grandes jugadores. Recuerdo en 2003, cuando era un niño, la final del Eurobasket de Suecia entre Lituania y España en la que Carles Marco estaba jugando. Mucho ha pasado desde aquello”.