VÍCTOR PÉREZ: “SERÍA MARAVILLOSO TERMINAR EL AÑO GANANDO”

El Liberbank Oviedo Baloncesto se encuentra trabajando a pleno rendimiento para preparar el siguiente encuentro de liga que le enfrentará al líder de la LEB Oro, el Real Betis Energía Plus, el viernes 28, a las 20:00, en el Palacio de Deportes San Pablo de Sevilla.

Un jugador para el que será especial este siguiente encuentro es el capitán del OCB, Víctor Pérez, sevillano de nacimiento y que juega en su ciudad natal por primera vez como visitante, algo que, según el propio jugador, será muy especial: “Va a ser un partido bonito, sobre todo muy sentimental para mí, para mi familia y amigos, porque son muchos los que me han seguido durante esta etapa fuera de Sevilla. Ahora tengo la oportunidad de volver como visitante, y evidentemente para los míos será un encuentro especial, pero yo tengo que centrarme en intentar darlo todo durante los 40 minutos. Lo que pase antes o después quedará para el recuerdo, va a ser un momento histórico, ya que después de unos 17 años de la última vez que jugué en Sevilla, vuelvo a la que fue mi casa. Empecé con 9 años a jugar al baloncesto en el Betis, pasé por todas las categorías de cantera e incluso pude debutar con el primer equipo, por eso este partido es tan especial para mí”.

El Real Betis Energía Plus es el equipo mejor colocado en la categoría y enlaza una racha de 11 victorias consecutivas, pero Víctor Pérez declara que el Liberbank Oviedo Baloncesto está motivado para ganar fuera de casa, especialmente después de haber cerrado el 2018 en Pumarín con una victoria ante el Carramimbre CBC Valladolid: “Sería maravilloso terminar el año ganando en Sevilla porque es un equipo que está hecho para subir, que no ha perdido todavía en casa, llevan 11 victorias seguidas y que son un auténtico ciclón para todos los demás. Espero que podamos competir, defender fuerte, que ellos no estén cómodos e intentar provocar un final igualado para llegar a los últimos momentos con opciones para llevarnos la victoria con un poco de suerte”.

Víctor Pérez es el jugador de la plantilla carbayona que más años se ha pasado en la capital del Principado de Asturias, algo que le ha hecho convertirse en el capitán del Liberbank Oviedo Baloncesto. El escolta hace un balance de lo que ha sido 2018 para él con respecto al OCB: “La _DSC0047valoración general es positiva. Indudablemente, la liga regular que hicimos la temporada pasada fue muy buena, pero terminó con sabor amargo por un Playoff en el que no conseguimos pasar de la primera eliminatoria. Fue otro varapalo en el que se repite lo de otros años, pero espero que no se vuelva a dar en 2019. Ya en esta temporada, el arranque está siendo positivo en cuanto a resultados, pero sí es cierto que no tenemos fortuna con el tema de lesiones, lo que ha provocado que los que estamos bien diésemos un paso adelante. Hay que valorar el nivel de juego a pesar de los problemas que han tenido otros compañeros”.

El capitán del Liberbank Oviedo Baloncesto, Víctor Pérez también expresa sus deseos para el nuevo año 2019: “Que no haya más lesiones, que tengamos salud, para que el equipo esté completo, ya que en cuanto estemos todos podremos mejorar los aspectos que tenemos que reforzar. Por soñar, quiero llegar lo más alto posible, está siendo un buen inicio, el primer tercio ha sido bastante positivo, y esperemos que lo que queda sea igual de buena. Como soñar es gratis, y yo sueño bastante alto, iremos poco a poco, pero me gustaría llegar lejos esta temporada”. 

Finalmente, a pesar de que el equipo entrenado por Javi Rodríguez está sufriendo mucho en el apartado de lesiones, el escolta Víctor Pérez está siendo uno de los únicos jugadores que no ha tenido que pasar por la enfermería, habiendo disputado la totalidad de partidos de esta temporada junto a Oliver Arteaga, Ignacio Rosa y Davis Geks. El capitán del OCB, sobre este aspecto, comenta que “no solo este año, sino en general en mi carrera no he tenido ninguna lesión grave. Hay que tocar madera. Tuve un problema muy atípico hace dos temporadas aquí con un golpe que me llevé y se produjo un coágulo de sangre. Parecía que iba a ser una lesión grave, pero se quedó en 52 días y quitando eso, es cierto que he sido bastante afortunado. También hay otros compañeros que no se han perdido ningún partido de la temporada, pero lo importante es que esto es un juego colectivo, así que todos están ayudando al equipo como pueden, todos suman y cada uno da su granito de arena estando en pista o lesionados. Así es como tiene que ser”.