ALEJANDRO GONZÁLEZ SE CONVIERTE EN EL ENTRENADOR AYUDANTE DEL PRIMER EQUIPO

El Liberbank Oviedo Baloncesto ha llegado a un acuerdo con el entrenador del OCB, Alejandro González, para que se convierta en el nuevo asistente bajo las órdenes de Natxo Lezkano en el primer equipo.

Tras la marcha de Jorge Álvarez, el hasta ahora team manager del equipo asume las labores de entrenador ayudante del conjunto de LEB Oro, siendo entonces la mano derecha de Natxo Lezkano para la próxima temporada.

Alejandro es uno de los claros exponentes de la importancia de la Cantera OCB para el Oviedo Baloncesto, y es que entró en el club carbayón en categoría cadete, cumpliendo desde entonces todas las etapas hasta el conjunto sénior (filial del primer equipo). En ese tiempo, también desarrolló su gusto por el entrenamiento, y se convirtió en técnico de diferentes equipos de cantera, comenzando con un equipo benjamín, progresando al alevín, infantil y junior. Además, esta temporada, aparte de sus labores como team manager del LEB Oro fue también el entrenador principal del filial de Primera División Nacional, que logró el ascenso a Liga EBA al finalizar la campaña.

En cuanto al primer equipo, Alejandro González comenzó sus labores de team manager junto con Carles Marco en la temporada 2015/2016, la de debut del técnico catalán con el OCB, y ha seguido acompañando a la primera plantilla de manera ininterrumpida desde entonces, compartiendo banquillo junto con Javi Rodríguez y, esta temporada, Natxo Lezkano.

Héctor Galán, director general del Oviedo Club Baloncesto, dedica estas palabras al ascenso de Alejandro González a entrenador asistente: “En esta ocasión nos hace especial ilusión anunciar este movimiento, el nombramiento de Alejandro, o Jandro como lo conocemos todos, como segundo entrenador de Natxo Lezkano en el primer equipo. Representa a la perfección uno de los modelos que nos gusta lucir en el club, porque es una persona que pasó por casi todos los estamentos del club, fue jugador, entrenador de escuelas, entrenador de cantera… Nos gusta pensar que hemos puesto nuestro granito de arena para que sea buena persona y buen profesional. Absolutamente convencidos y muy contentos de que pueda asumir esta responsabilidad, que todavía le acerca más al baloncesto profesional. Que lo pueda hacer con nosotros es un auténtico orgullo. Desearle mucha suerte, porque eso significará que el equipo tendrá otra buena temporada, y esperamos que siga creciendo como entrenador y como profesional”.

 

 

El OCB se merece pelear por sus sueños