Arranca la cuesta de enero del Alimerka OCB

El Alimerka Oviedo Baloncesto comienza mañana (20.45 horas, VinxTV, LaLigaSportsTV) su peculiar cuesta de enero. A domicilio y ante TAU Castelló, un equipo que viaja una victoria por encima del OCB (5-10 frente al balance 4-11 que presentan los de Poch), en un encuentro que, por lo azaroso del calendario, inaugura un periplo de cuatro partidos que se antojan fundamentales para el devenir del equipo en la competición.

Una cábala desterrada, eso sí, por el propio Trifón Poch que sigue sosteniendo el único discurso que ha salido de Pumarín desde el arranque de campeonato: el consabido partido y a partido y ser competitivos en todos y cada uno de ellos. Lo cierto y sin querer contradecir al técnico, es que mañana toca visita a La Plana y en siete días recibir a Cantabria para repetir en casa con Bueno Arenas Albacete en el arranque de la segunda vuela y viajar a Cáceres en un ciclo de partidos de eso que llamamos «nuestra liga». O sea, la de salir vivos de la quema.

Todo lo anterior es pasto para la pira de las redes y alimento para cronistas luego de torcer la buena racha de cuatro victorias con las que amaneció el OCB ya bien entrado el curso. Dolió lo de Alicante por el cómo, se entendió lo de Andorra por el quién y contra Gipuzkoa más de uno se mosqueó -el propio Trifón- por el por qué. Hace un sábado los ovetenses adolecieron de contundencia y se mostraron erráticos por más que la brillantez puntual y la rebeldía los pusiera en liza a once minutos del final para luego desfallecer.

Mañana se verá el para qué. El para qué está un grupo que ya ha logrado dos victorias a domicilio y que busca en el siempre complicado Ciutat y que históricamente tan mal se le ha dado le reacción necesaria para salir de su actual apretura en la clasificación. En cuanto a rachas, de los tres seguidos que viene perdiendo el OCB, los de Orenga han caído en cuatro de sus últimos cinco compromisos, el último la pasada jornada en cancha del CB Almansa.

Es TAU un equipo que juega a más puntos que el OCB y que cuenta con el cuarto mejor anotador de la liga, Stutz, letal en media distancia y en canastas fabricadas sobre pase o sobre su bote. No ayuda ahí, la baja forma de Doménech, la lenta incorporación de Martí tras su lesión y el peaje de adaptación de Brown a la liga. En el poste, el Arteaga versus Xavi Rey promete ser un duelo de fajadores y viejos conocidos y en la dirección, frente a la bisoñez de Crouch -entre algodones toda la semana- el local presenta las credenciales de Faner, el alma del equipo local.

Como siempre, el Alimerka OCB deberá multiplicarse en el rebote y no conceder segundas opciones al rival y mantiene como asignatura pendiente mejorar sus porcentajes para ser competitivo en todas las canchas. Atrás, el tono defensivo que puedan imprimir al partido los de Poch para frenar las variantes que plantee Orenga también debería iluminar, ahora que se apagan las lucecitas de la navidad, el camino inmediato del equipo carbayón.