SAÚL BLANCO: “SE ECHABA DE MENOS TENER A LA AFICIÓN EN PUMARÍN”

El Liberbank Oviedo Baloncesto regresa a la acción este sábado, 16 de enero, cuando recibirá al Ibereólica Renovables Ourense en un Pumarín en el que también volverá la afición carbayona (18:00h).

Saúl Blanco, viviendo su primera temporada en el club de su ciudad, se muestra con muchas ganas de volver a disputar partidos tras haberse aplazado la anterior jornada por un positivo registrado en el equipo rival: “La verdad es que han sido muchos días sin competir, más de 20 sin tener partidos tras el parón de Navidad, la jornada de descanso y de un aplazamiento por COVID. Hemos tenido mucho entrenamiento, que nos venía bien, pero al final la motivación de tener partido el fin de semana es lo que te hace estar cada día entrenando duro para que llegue el sábado”.

Además, otra razón por la que Saúl Blanco tiene marcado en el calendario el siguiente partido es porque volverá el público a Pumarín tras haber disputado los últimos cuatro encuentros a puerta cerrada por culpa de la evolución de la pandemia en el Principado de Asturias. El alero ovetense recuerda además que en el primer enfrentamiento ante el Breogán, él estuvo de baja, por lo que este será su primer encuentro con público de local: “Se echa de menos tener a la afición en las gradas. He vivido partidos aquí como espectador, con Pumarín lleno y el ambiente previo a la pandemia, así que estamos todos con muchas ganas de que poco a poco se vaya recuperando eso. Además, es muy positivo poder tener aficionados en un partido trascendental para los dos equipos, y si queremos seguir entre los cinco primeros, tenemos que ganar sí o sí el sábado”.

A pesar de haber llegado este verano, y de ser su primera temporada en el OCB, Saúl Blanco es uno de los jugadores con más experiencia en el vestuario carbayón, habiendo disputado 12 temporadas en la máxima categoría del baloncesto español, la Liga Endesa, y junto a Oliver Arteaga se ve en un papel en el que confiesa sentirse cómodo: “La relación en el equipo es muy buena. Hay muy buen ambiente en el vestuario, y todos son muy receptivos a cualquier tipo de corrección o apunte, no solo de Natxo Lezkano, sino de cualquier tipo de corrección que se haga desde fuera. Tanto Oliver Arteaga como yo adoptamos ese papel desde el inicio, y aportamos nuestro granito de experiencia y veteranía, especialmente a la hora de comentar detalles, o cosas que se puedan escapar. Todos intentamos ayudar al cuerpo técnico en ese sentido”.

En el siguiente encuentro, el Liberbank Oviedo Baloncesto recibirá al Ibereólica Renovables Ourense, equipo contra el que logró la primera victoria a domicilio de la temporada, en el que además fue el debut en partido oficial de Saúl Blanco con la camiseta del OCB. Sobre el siguiente rival, Saúl Blanco comenta que “será un partido durísimo. Ellos tienen buen equipo, buenos jugadores, y aunque es cierto que los resultados de la primera vuelta no han acompañado, vienen de sacar un partido importantísimo contra Cáceres y quieren seguir ganando, a seguir intentando engancharse en los puestos que dan acceso a la parte de arriba en la segunda fase, donde estamos nosotros, y donde queremos seguir estando. Será un partido a vida o muerte en el que no podemos perdonar”.

 

 

El OCB se merece pelear por sus sueños