Ser o no ser

El Unicaja Banco Oviedo afronta mañana su enésima final de la temporada ante Levitec Huesca La Magia (Pumarín, 19.30 horas; LaLigSportsTV y VinxTV) en la disputa de la vigésimo octava jornada de la LEB Oro.

Lo hará en partido que para los de Natxo Lezkano significa un ‘ser o no ser’ en su lucha para entrar en play off. Más, si cabe, tras haber dilapidado una de sus opciones de asfaltar el camino a la postemporada ‘regalando’ -con todo el respeto a propios y donostiarras- el duelo de la semana pasada ante Acunsa Gipuzkoa.

Y más, si cabe más, tras el precedente de la primera vuelta en tierras oscenses. Aquel choque disputado cuando el OCB era un ciclón nada más entrar en diciembre y que, por culpa de la derrota y el primer brote de covid, amén de las bajas posteriores, sumieron a equipo en una racha negativa de seis derrotas seguidas.

Aquella es otra película, no obstante. Ambos equipos han cambiado con resultado harto diferente. El OCB sigue aspirando a luchar por un puesto en los nueve mejores mientras que Peñas Huesca llega a Pumarín con el descabello. Una derrota en Oviedo significaría su descenso automático. Un plato que no será tampoco fácil de tragar para la parroquia ovetense si llega a consumarse. No es grato presenciar o propiciar el descalabro ajeno si llega a producirse.

Porque antes de hipótesis quedan 40 minutos de brega y baloncesto. O de baloncesto y brega, valga el factor para un orden en el que el OCB quiere salir sumando.

La semana ha sido larga pero no sin contratiempos. Hervé Kabasele, la referencia interior de los de Lezkano apura sus opciones para volver tras haberse perdido casi mes y medio de competición por problemas en una de sus rodillas. Será duda hasta la rueda de calentamiento.

Si en San Sebastián fue Alonso Meana el base ausente por un esguince de tobillo, mañana es baja Paul Jorgensen afectado por un proceso gripal que le ha impedido entrenarse jueves y viernes. Asimismo, como ha avanzado el técnico del OCB en la previa, Alexis Bartolomé tampoco es probable que sea de la partida aquejado de problemas musculares en su pierna izquierda.

Poco más. Una victoria para el Unicaja Banco Oviedo significaría seguir vivo en la lucha a falta de seis jornadas complicadísimas: Palencia, Lleida, Girona, Melilla, Palma y Madrid. O lo que es lo mismo, sumar el primer triunfo de los tres que se estiman necesarios para ser equipo de play off. Ser o no ser.