Sufrida victoria del Unicaja Banco Oviedo

Las costumbres pueden ser perjudiciales para la salud. Para los nervios de los aficionados, por ejemplo, que estrenaron la temporada con dos prórrogas y ayer vieron cómo el Unicaja Banco Oviedo tuvo que sudar tinta china para sacar adelante su primer partido en casa ante el recién ascendido Juaristi ISB. Al final, gracias a la reacción en el tercer cuarto y al mayor acierto ante un equipo más inexperto, el OCB logró la segunda victoria. 79-73.

2-0 en el balance que da tranquilidad para afrontar, el próximo domingo, otra visita complicada a la cancha del CB Prat. Por contra, la lesión del pívot Hervé Kabasele en su rodilla derecha, producida en el anteúltima acción del partido preocupa a los técnicos pendientes de su evolución.

Del principio hasta el final el partido fue un calco al desarrollo del de Alicante. El OCB entró frío, fallón, dejando a los guipuzcoanos crecerse gracias al acierto de sus dos jóvenes talentos: Pavel Savkov y Sidy Cissoko.

Con el 9-16 y cuatro minutos por jugar Lezkano dio un golpe de timón. Tiempo muerto, ajustar en defensa y tratar de sumar en cada ataque. Irregular, el Unicaja Banco Oviedo sumaba acciones de mérito como un mate de garra de Marc Martí con desconexiones cuando había que frenar el acierto exterior de Juaristi.

En el segundo cuarto, lo más meritorio por parte de los locales fue el arreón de Mathieu Kamba. El alero sumó siete puntos consecutivos gracias a una penetración, un triple y un lanzamiento en suspensión para dejar el marcador en un 27-34. No valía, no obstante para frenar al animoso conjunto vasco.

En la reanudación se vio otro OCB. De nuevo, como contra HLA Alicante, le costó más de medio partido restablecer la igualada. Un parcial de 7-2 para empezar el segundo cuarto así lo atestiguaba. 43-43. Partido nuevo, mejor la defensa y a correr. Llegó un mate de Kostecka al contraataque para levantar al público de Pumarín de sus asientos y colocar la primera ventaja también para los locales que, cuatro arriba, iban a desaprovechar las ocasiones de consolidar las ventajas.

Oliver Arteaga, Kabasele y Kamba entraron en problemas de faltas ya en el cuarto definitivo. Una técnica al banquillo volvió a meter a Juaristi en el partido y todo se iba a decidir por detalles.

E igual que hace cuatro días, apareció Frey ayudado por Bartolomé que sumó un triple y dos tiros libres para anotar cinco puntos de una tacada. Pero había que seguir remando. Del 60-55 se pasó al 66-69 y algunos se temieron lo peor.

El base noruego, sin embargo, supo leer a la perfección las debilidades defensivas de Juaristi en el bloqueo y continuación. Anotó cuatro puntos seguidos y encontró a sus compañeros. Solo quedaba refrendar el trabajo en defensa. Kabasele, antes de lastimarse, puso un tapón estratosférico consolidado con un triple de Kamba desde la esquina. Pumarín respiró.

Homenaje a Víctor Pérez

En el descanso, el Unicaja Banco Oviedo ha homenajeado a cuatro figuras históricas del club: Agustín Prieto, Héctor y Adrián Macías y Víctor Pérez que ha podido, así, despedirse de la afición de Pumarín que hoy hay copado las gradas con 1.000 espectadores.

Emocionado, el ex capitán del OCB ha agradecido a la ciudad de Oviedo por las experiencias vividas durante más de ocho años desde el ascenso desde LEB Plata hasta su última temporada con el conjunto ovetense.

UNICAJA BANCO OVIEDO 79 – 73 JUARISTI ISB

Parciales: (15-25,21-16,20-11,23-21)

Incidencias
Partido disputado en el Polideportivo de Pumarín ante 1.000 espectadores.
Durante el descanso se homenajeó al exjugador Víctor Pérez