Un mal tercer cuarto condena al OCB

El Unicaja Banco Oviedo ha caído por 79 a 77 en la pista del Acunsa Gipuzkoa Basket en un partido de dos partes diferenciadas. Una primera en la que primó el acierto y en la que los de Natxo Lezkano lograron ventajas de hasta 15 puntos y una segunda en la que los locales le dieron la vuelta en un tercer cuarto nefasto en cuanto anotación para el OCB, tan solo con 4 puntos.

Al final, a los puntos, tras haber culminado la remontada, Gipuzkoa entró en el último minuto con ventaja y supo mantenerla. Una última penetración de Atencia, que hizo un partidazo, podría haber mandado el partido a la prórroga, pero el balón se quedó entre el aro y el tablero.

El primer cuarto comenzó con un parcial estratosférico del OCB, en dos minutos 0-11. Atencia repartía y encontraba a Mcdonnell y Lundqvist. De alguna manera y como anticipo de los que pasaría más tarde, Gipuzkoa se metió en el partido de la misma manera 8-11.

Iba de rachas el primer cuarto porque de ese 8-11 se pasó a un 11-24 gracias a la conexión Mcdonnell Atencia y el buen tono de todo el equipo atrás. El colombiano ponía un fin a la racha con un triple y el primer cuarto se acabó con un 19-34.

El segundo parcial comenzó más lento. Lezkano vario la dirección con Jorgensen y Xavier a los mandos. Este último reaparecía tras dos meses por lesión. Oportuna su vuelta luego de la baja de Alonso Meana tras lastimarse un tobillo que impidió su concurso. Xavier respondió con 5 puntos consecutivos en sus primeras acciones.

Con Gipuzkoa a ocho puntos, 30-38, Natxo paró el partido para ajustar la defensa sobre los tiradores locales que comenzaban a afinar puntería. Contestó Atencia con un 3+1 cuando más apretaban los de Lolo Encinas y de seguido Jorgensen. Con una asistencia de Atencia para Oliver se cerró el primer tiempo 44-53.

 El OCB se había manejado en la primera mitad con porcentajes excelsos casi 70 en tiros de dos, 62% en tiro de tres pero en un concurso de puntería jugársela con Gipuzkoa no es buena idea. La clave del partido iba a estar en la defensa y los locales lo entendieron mejor que Oviedo.

En cinco minutos Gipuzkoa le dio la vuelta. La primera vez por delante para los locales, 54-53. Todo lo que entraba antes del paso por vestuarios ahora parecía imposible. Apagón en canasta contraria y en la propia con una defensa que no resistió el bloqueo y continuación de los locales. El parcial, 15-4 lo dice a las claras pero el 59-57 hacía albergar esperanzas.

No salió. En el último periodo los locales disfrutaron de su ventaja más amplia en todo el partido, 6 puntos, y aun con todo, el OCB tuvo arrestos para entrar en el último minuto vivo.

Un triple de Atencia y otro de Mcdonnell habían salvado los muebles pero ya no había fuelle suficiente.

En el toma y daca de los tiros libres y las faltas el OCB entró uno arriba gracias a una canasta de Jorgensen. Pero tampoco, de nuevo las desconexiones en defensa permitieron a Gipuzkoa escaparse de tres. En la última jugada, con 79-77 en el luminoso, Lezkano preparó una jugada para Atencia. El colombiano, el mejor de los visitantes hoy, falló con todo en franquía. No se dio.

Con esta derrota el OCB se mantiene en puestos de playoff y conserva el average con Gipuzkoa. El compromiso de los de Lezkano será el sábado 9 ante Levitec Huesca.