A la octava, tampoco

El Unicaja Banco Oviedo ha caído ante Zunder Palencia por 83-70 en el segundo partido del playoff de ascenso a la ACB. A la octava visita en postemporada a la cancha palentina tampoco se dio esa victoria que rompa el maleficio y vuelve a Oviedo con dos derrotas, ya sin margen para fallar. De hecho se dio mal, muy mal, con un OCB desconocido en intensidad y en juego ofensivo.

El OCB arrancó el partido con ritmo ofensivo y limitando las opciones interiores de Palencia que vivió a costa del triple. En unos primeros cinco primeros minutos muy entretenidos, la presentación del equipo fue sólida en ambas canastas con 8 puntos de Jorgensen y Kamba.

Sin embargo, los locales encontraron su ritmo anotador mientras el de los de Lezkano se apagaba un parcial de 8-0 obligó al técnico a parar el partido a 3 minutos para el final del primer parcial. Con inercia positiva, Palencia encontraba aro con facilidad y la suma de triples se fue hasta cinco para los locales para un 25-11 que ponía el partido cuesta arriba para los ovetenses.

El segundo comenzó con los problemas de faltas en los que se metió el único base puro del equipo, Hansel Atencia, tras la baja de Alonso Meana. Colapsados en ataque solo la defensa permitió limar la renta hasta los 10 puntos, 27-17, a falta de 5:15 para el descanso. El 0 de 7 en triples pesaba, además, como una losa con la defensa de Palencia muy cómoda limitando las amenazas del OCB.

Un triple de Jorgensen, el mejor del OCB en producción ofensiva con 17 puntos, a dos minutos del descanso descorchaba el tapón desde la larga distancia en un pobre 1 de 9. Pero poco más. Palencia se gustaba. Al descanso un elocuente 41-24.

La segunda mitad comenzó con dos triples consecutivos de Xavier y Kamba pero tampoco, Palencia encontró a sus mejores hombres liberados como Blumbergs y Ali y la distancia se fue a los 19 puntos (49-30). Fue hasta el momento, el mejor cuarto de todo el partido y aun así se perdió. La diferencia entre la anotación exterior entre ambos conjuntos –Palencia anotó cinco triples más en el tercero- dejaba el partido casi sentenciado (64-46).

Además, porque el último cuarto fue un ejercicio de voluntarismo. Zunder Palencia solo tenía que mantener las rentas cercanas, a veces, superiores otras a los 20 puntos.

2-0 y sin oportunidad ya de error, la eliminatoria viaja a Pumarín el próximo jueves a las 20.30 horas.