El Alimerka OCB se olvida de ganar

El Alimerka OCB ha caído en Pumarín ante Grupo Alega Cantabria por 62-69 en el partido que cerraba la primera vuelta de la LEB Oro 22/23. Con esta ya son cinco derrotas consecutivas -la segunda peor racha de la temporada- que mantienen a los de Trifón Poch en puestos de descenso con 17 jornadas por disputar.

En un encuentro que el OCB comenzó serio, anotando desde fuera y corriendo la pista, Alega Cantabria tuvo más empaque en los minutos finales para remontar las pequeñas rentas locales, callar a Pumarín gracias a su afición y sumir en la preocupación a la parroquia rival. Solo siete puntos en el último cuarto hablan elocuentemente de la desconexión de cara al aro rival que sufrió el equipo. Un dejá vu de lo vivido la semana anterior en Castelló en dos partidos que parecía que estaban en la mano y que, sin embargo, se han escapado como arena en un puño.

Y eso que los de Torrelavega llegaban con las bajas de Marín y Peña, dos de sus hombres fuertes, y que durante el partido Sierra se resintió de su rodilla. Tampoco va sobrado el OCB de suerte cuando en el tercer cuarto, su mejor anotador, Romeo Crouch, tuvo que abandonar el partido -trató de volver pero no pudo- por un golpe en la cabeza que lo mandó al hospital para ser evaluado.

Del primer arreón local, 20-9 con triples de Romeo, Pruitt y Lecesne y un Oliver sellando contraataques -ver para creer-, Alega se recompuso frenando a los locales y mandando el cuarto a dormir 22-18. A tirones, ya ven, otra vez. Una dinámica que se repetiría en el segundo parcial con Cantabria entendiendo que el encuentro pasaba por la defensa y que se lo iba a llevar el menos malo.

Con un quinteto móvil: Peñarroya, Thorbjarnarson, González, Doménech y Brown, Poch trató de reactivar a los suyos. Pero tuvo que ser Arteaga, quién si no, el que sostuviera la anotación en otro esfuerzo encomiable para mantener el barco a flote (17 puntos, 7 rebotes y 27 de valoración). Uno arriba al descanso, en el tercer cuarto pareció por momentos que sí, que esta vez se iban a alinear los astros y que los sistemas funcionaban.

Con los mejores minutos de Lecesne apoyando en la anotación a Óliver, el OCB volvió a colocar una renta de nueve puntos 49-40 a falta de 4:08 para el final del tercer cuarto. Pero medió la lesión de Crouch y a Peñarroya le pesó la semana de inactividad en la dirección. A falta de cinco minutos para el final Alega logró empatar el encuentro a 58 y se dedicó a colapsar la pintura ante la inoperancia exterior de los locales. Sin alardes, pero anotando cuando el partido estaba en el alambre, los de David Mangas cerraron la victoria puntito a puntito en el nada estratosférico marcador con el que finalizó el encuentro.

El Alimerka OCB retoma la competición el próximo viernes, 20.30 horas, también en Pumarín ante Bueno Arenas Albacete en el que será el primer partido de la segunda vuelta.

Parciales: 22/18, 11/14, 22/18, 7/19 

Ficha completa: https://baloncestoenvivo.feb.es/partido/2271788