El EBA suma la segunda victoria

El filial del Unicaja Banco Oviedo ha sumado esta tarde en Pumarín la segunda victoria de la temporada tras imponerse por 71-69 a Santo Domingo Betanzos.

No sin suspense, puesto que los de Agustín Munárriz encararon el último minuto y medio con una ventaja de 13 puntos (70-57, 1’31» para el final del partido) y acabaron viendo cómo el visitante disponía de un último lanzamiento triple para llevarse el partido. No entró y la segunda victoria de la temporada tras la conseguida ante Claret, se quedaba en casa.

Hubiera sido injusto. Muy injusto además tras haber demostrado el pasado miércoles ante Corinto Gijón Basket que el grupo tiene calidad para mandar y competir ante muchos rivales de la categoría. Algo que hoy los jugadores del OCB pusieron en práctica durante todo el encuentro.

Tras un primer cuarto con siete puntos de Mario Méndez y de Alejandro Rodríguez ‘Chuchi’, (17-16 de parcial), el Unicaja Banco Oviedo encontró en el segundo a Fran Sánchez para seguir dominando el encuentro. Fran acabó el choque con 14 puntos y 15 créditos de valoración. Al descanso, nueve arriba, 36-27.

Los mejores minutos estaban por llegar. Con un Betanzos cambiando a zona, Fernando Suárez se soltó desde más allá de 6,75 encadenando una serie de 4 de 7 lanzamientos triples anotados para elevar la diferencia a la máxima (50-35). Quince puntos que al término del cuarto iban a quedar en 11 de ventaja para encarar el último periodo con holgura.

Y así debería haber sido, pero los de Munárriz, que encuentran su mejor baloncesto cuando corren, tienden, en ese mismo ímpetu, al caos. Con el 56-48 mediado el cuarto y Santo Domingo rumiando la remontada, no obstante, dos triples de Montes y una penetración con mucha clase de Méndez volvían a estirar la renta a esos 13 puntos referidos al comienzo de la crónica con el 70-57 y 90 segundos por jugar.

Llegó, entonces, la serie de catastróficas desdichas. Un triple, un dos más uno, un balón perdido y canasta gratis colocaron a los visitantes a dos puntos. Fallaron, la victoria se quedó en casa.

Declaraciones de Agustín Munárriz: