Un choque entre ‘iguales’

El Unicaja Banco Oviedo recibe mañana a EasyCharger Palencia (20 horas, Pumarín), uno de los aspirantes a luchar por el ascenso. Una pretensión lejana para los de Natxo Lezkano pero que, a tenor de los números, aparenta ser un choque entre dos equipos que en los once primeros partidos que han disputado ambos, arrojan unos datos muy similares de rendimiento y acierto.

En el que será el partido del reencuentro de ambas plantillas con la competición tras haber sido golpeados por el covid, se enfrentarán el cuarto mejor ataque de la liga (Palencia) y el quinto, (OCB). El sexto mejor valorado con 86,4 por el cuarto registro que marcan los visitantes con 87 créditos. Los dos conjuntos, tras aplazar partidos cuentan con el mismo balance de victorias y derrotas: 8-3.

A favor de los castellanos sus mejores porcentajes de tiro, a favor de los ovetenses, su mejor producción reboteadora y capacidad de asistir.

Suficiente aliciente en un duelo que, a priori, enfrentará a dos estilos muy diferentes de entender el baloncesto como marcaba Natxo Lezkano en la previa:

«Palencia es un equipo muy duro que esta haciendo una gran temporada, están haciendo las cosas muy bien siendo uno de los equipos que mejor juegan en ataque».

«Juegan muy diferente a nosotros, con un estilo muy concreto y lo están haciendo muy bien, con altos porcentajes y sin pérdidas de balón a un ritmo marcado por los bases y la dirección de Pedro (Rivero) en el banquillo».

Precisamente, uno de los reencuentros entre jugadores que han militado en ambas plantillas será el del base Micah Speight ahora en palencia tras el año pasado en Oviedo.

En cuanto cómo afronta el OCB el partido, Lezkano reconoció que «con muchas ganas» tras un tiempo sin competir sin un objetivo a la vista apartados de las canchas por los brotes de covid.

«Ha habido jugadores que lo han notado, hay jugadores que lo han pasado mal», reconoció el preparador acerca del estado físico de los jugadores ante un mes intenso que afronta el equipo con siete partidos en apenas 25 días. Una cuestión «motivante» para todos la acumulación de partidos. «Va a ser intenso y espero muy divertido», explicó el técnico portugalujo.